La embriaguez de Shit-faced Shakespeare

Romeo y Julieta. Foto de Rah Petherbridge

Existen muchas maneras de escenificar a William Shakespeare, pero ninguna como la que realizan Shit-faced Shakespeare, una compañía que interpreta al Bardo después que el reparto haya ingerido cierta cantidad de alcohol. Comenzaron su andadura en 2010, sus espectáculos han sido vistos por más de 200.000 espectadores en el Reino Unido, Estados Unidos y Australia. En estos momentos sus miembros están repartidos entre las producciones de Londres, Boston, Austin y Atlanta.

Shit-faced Sakespeare

Suicidio de Julieta. Foto Rah Petherbridge

Acabo de ver su versión de Romeo y Julieta que están representado en el Leicester Square Theatre de Londres, me han sorprendido. La obra comienza con una maestra de ceremonias que muestra al público los envases que contenían las bebidas que se han tomado los actores, su labor es la de mantenerse atenta a todo lo que ocurre en el escenario por si hubiera algún inconveniente que necesitara de su intervención. Pide voluntarios para tres tareas, a los elegidos les da un gong, una corneta y un barreño, los dos primeros pueden sonar sus instrumentos en cualquier momento, entonces un miembro del casting se beberá una cerveza, a quien le toque el balde tiene que estar preparado para subirse al escenario en caso de necesidad.

Shit-faced Shakespeare

Momento delicado. Foto Rah Petherbridge

En esta ocasión a quien le correspondió actuar con un pedete lúcido fue al actor que encarnaba los personajes de Mercuito y Fraile. Mostrando una gran profesionalidad, se le habían olvidado sus diálogos, consiguió que su actuación fuese una continua improvisación que cautivaba a la audiencia.

Cinco artistas y un miembro del público son los encargados de dar vida a los personajes de la tragedia, aunque esta compañía la transforma en una comedia disparatada, salvo los que representan a Julieta y Romeo, los demás se desdoblan en varios roles. No se puede destacar ninguna de las actuaciones porque todos están a la misma altura, ágiles en la improvisación y con el justo punto de comicidad.

El público queda rendido ante esta peculiar función del clásico del autor británico. Por cierto, el barreño no llegó a utilizarse.

Shit-faced Shakespeare: Romeo and Juliet en el Leicester Square Theatre de Londres hasta el 1 de septiembre.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail