Dogfight, ganar con la más fea

Cartel de Dogfight en la producción de The British Theatre Academy en Londres
Eddie y Rose en Dogfight The British Theatre Academy
Claire Keenan y Stephen Lewis-Johnston.

En 1991 se estrenó Dogfight, titulada en nuestro país La última apuesta, una película dirigida por Nancy Savoca e interpretada por River Phoenix y Lily Taylor, el guión escrito por Bob Comfort situaba la acción en San Francisco en 1963, los protagonistas eran unos marines de permiso veinticuatro horas que realizan una apuesta, conocida como dogfight, que ganará el que lleve al baile a la chica más fea. Desesperado porque aún no ha encontrado pareja Eddie entra en un café donde trabaja Rose, la chica no cumple con el requisito pero le propone que le acompañe, a partir de ese momento sigue el esquema chico conoce chica, la pierde y la recupera.

En 2012 el film fue convertido en un musical con libreto de Peter Ducan. La música y letras fueron escritas por Benz Pasek y Justin Paul, quienes aunque ya habían realizado varios trabajos y conseguido algunos premios, no eran tan populares como tras el Globo de Oro y Oscar por City of star, el Tony y Grammy por Dear Evan Hasen y la banda sonora de The greatest showman.

Escena grupal Dogfight en Southwark Playhouse

La premier europea de Dogfight tuvo lugar en 2014 en Southwark Playhouse de Londres, la misma sala que desde el 19 de agosto acoge una nueva producción del musical realizada por The British Theatre Academy. Un montaje que impresiona por las buenas interpretaciones del elenco, encabezado por Stephen Lewis-Johnston, como Eddie, y ClaireKeenan como Rose quienes ejecutan unas actuaciones excelentes, también destacan Matthew Michaels, Berstein, Charlotte Coles, Marcy, Joe Munn, Boland, o Evan Blanque en diversos papeles.

La banda, formada por tres músicos, dirigida por Leo Munby tocan las composiciones de Pasek y Paul con precisión. Dean Johnson y Andrew Exeter basaron su puesta en escena en la utilización de cajas y palets de madera para crear los accesorios necesarios en cada cuadro, una de las escenas más originales es el paseo de los protagonistas por las calles de la ciudad, unos actores portan un palo con una bombilla colgada a modo de farolas. Una perfecta combinación de sonido y luces (diseñadas por Andrew Exeter) transportan a la audiencia a la guerra de Vietnam.

Entre el público se encontraban algunos de los actores del segundo elenco que disfrutaron enormemente del musical, se les notaba en la atención que mostraban, en las expresiones faciales y los gestos. He de reconocer que a me gustó mucho más en esta ocasión que cuando lo vi en hace cinco años.

Carteles The British Theatre Academy en Southwark Playhouse
Once on this island/Dogfight
Hasta el 31 de agosto las dos salas de Southwark Playhouse están ocupadas por magnificas producciones de The British Theatre Academy: Once on this island y Dogfight.

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Once on this island

Once on this island en Londres2019
Once on this island 2019 Londres
Chrissie Bhima y Martin Cush. Foto Elza Wilmot.

De los cuatro musicales que The British Theatre Academy presenta este verano en Londres, el tercero ha sido Once on this Island de Lynn Ahrens y Stephen Flaherty, una pareja artística que no han parado de estrenar musicales desde que se conocieron 1982, Lucky stiff (1988), My favourite year (1992), Ragtime ( 1998) o Anastasia (2016) son algunos de ellos.

Kyle Birch como Agwe, dios del agua

Once on this island fue la segunda colaboración del compositor y la escritora, el argumento procede de la novela de Rosa Guy My love, my love.

La acción transcurre en el archipiélago de las Antillas donde los dioses Agwe (agua), Asaka (tierra), Erzule (amor) y Papa Ge (muerte) rigen los destinos de los mortales. Los habitantes están separados en dos estratos sociales: los pobres, campesinos de piel oscura, y los ricos, descendientes de los plantadores franceses y de sus esclavos, de dermis más clara. Una historia de amor entre Ti Moune, adoptada por unos agricultores tras una tormenta, y Armand, el heredero de los Beauxhommes, intentará unir a los habitantes de la isla, pero las tradiciones y el destino impedirá la fusión.

Simon Wells ha sido el encargado de transformar la sala grande de Southwark Playhouse en una isla del Caribe, para ello ha colocado a los espectadores en dos bandas enfrentadas, en el suelo un mapa de las Antillas, ropa tendida por las tribunas y mucha imaginación, con unos neumáticos y cuatro cubos de madera forman una cama de un hotel de lujo. Muy bonito la conversión en árbol con las cintas del vestido cubriendo todo el espacio

Algunos detalles del vestuario resultan curiosos, la parte posterior de la máscara de Agwe (foto de la derecha) está cubierta con una ducha de teléfono y botellas de plástico, supongo que un detalle para recordarnos la contaminación de nuestros mares.

Lee Proud ha dirigido y coreografiado el espectáculo, una buena labor, las danzas fueron recibidas con considerables ovaciones, en especial en la que hubo participación de algunos espectadores. Lo más destacable de la producción son las voces femeninas, Chrissie Bhima hizo derramar lágrimas a uno de los espectadores en su primera canción. Al final de la representación el público celebró la actuación puesto en pie y aplaudiendo con entusiasmo.

Danzando en la isla
Bailando en la isla. Foto: Elza Wilmot.
La producción de The British Theatre Academy se estará representando en Southwark Playhouse de Londres hasta el 31 de agosto.

Fotos: Elza Wilmot

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

El hijo de Geppetto

British Theatre Academy
Stephen Schwartz y Matthew Seadon con miembros de BTA. Foto: Eliza Wilmot

La programación veraniega de The British Theatre Academy comenzó el 25 de julio, como el año anterior la mayoría de sus montajes se representarán en Southwark Playhouse de Londres. La segunda de sus producciones ha sido My son Pinocchio, un musical basado en el film Geppetto, una adaptación televisiva de la obra de Carlo Collodi con guion de David Stern y canciones de Stephen Schwartz.

My son Pinocchio es una versión de la película que los autores transformaron para ser representada por niños. Incluye algún tema nuevo e incorpora When you wish upon a star que al igual que I’ve got no string pertenecen al film animado de 1940.

El Hada Azul y sus ayudantes son las narradoras de la historia que comienza cuando Geppetto aburrido del comportamiento de Pinocchio quiere devolverlo. Para convencer a la ninfa le va contando las veces que su hijo le ha puesto en ridículo o se ha comportado de manera inusual,

Lo mejor de la producción se encuentra en el equipo creativo. Gregor Donnelly ha realizado una escenografía compuesta por: un armario, una plataforma y unos cubos, con esos elementos y las luces de Andrew Exeter se crea el mundo mágico donde transcurre la acción. Otro punto a su favor es la utilización de máscaras por las personas adultas, con ello se consigue mantener la atmósfera de cuento que necesita la aventura.

Los personajes principales son interpretados por diferentes actores en cada una de las funciones, en la representación que asistí Geppetto fue James Sampson y Pinocchio Etahn Quinn, quien debía de haber dado el estirón y era mucho más alto que su padre ficticio, ninguno de los dos convenció en sus papeles. Felix Hepburn se convirtió en un Stromboli un poco sobreactuado, aunque no le venía mal a su personaje. El mejor momento del musical es en el número Satisfaction guaranteed, donde el profesor Buonragazzo va creando hijos al gusto de los padres.

La producción de The British Theatre Academy del musical My son Pinocchio jr. se representa en la sala Southwark Playhouse de Londres hasta el 14 de agosto.

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Bring it on, el musical del verano

Bring it on the musical

Bring it on, the musical

Bring it on por The British Theatre Academy en Southwark Playhouse.
Photo by Eliza Wilmot

El siete de agosto The British Theatre Academy (The BTA) realizó el estreno europeo de Bring it on, el musical basado en la película del mismo título. Una adaptación realizada por un grupo de los más prestigiosos profesionales del teatro estadounidense. El libreto lo elaboró Jeff Whitty (Avenue Q),  la música la compusieron Tom Kitt (Next to Normal) y Lin Manuel Miranda (In the Heights, Hamilton) quien también escribió las letras de las canciones junto a Amanda Green (Hands on a hardbody, High fidelity).

Bring it on

Bring it on por The British Theatre Academy en Southwark Playhouse.
Photo by Eliza Wilmot

Hace más de treinta años que Matthew Chandler creó The BTA, una institución que se dedica a la preparación de jóvenes, la edad límite en cual pueden acceder es 23, para convertirlos en profesionales de las Artes Escénicas. Además de recibir formación, también tienen la oportunidad de mostrar su aprendizaje en las producciones que realizan. Este verano se han instalado en el teatro Southwark Playhouse de Londres, ocupan sus dos salas, la pequeña con Goodnight Mister Tom y la grande con Bring it On.

La orquesta de esta nueva producción está compuesta por cuatro miembros y Chris Ma quien se ocupa de los teclados y la dirección, un trabajo que realiza con excelencia, ayudado por Charles Parry encargado del sonido. Ben Jacobs ha diseñado las luces, con su trabajo consigue crear el ambiente necesario en cada una de las escenas, al mismo tiempo que engrandece el tamaño del espacio escénico creado por Tom Paris, quien con muy pocos elementos y con una excelente coordinación en los cambios de decorado obtiene unos resultados fabulosos.

Ewan Jones se ocupa de la coreografía y la dirección escénica, en ambas labores consigue levantar a la audiencia de sus butacas. Lo tenía fácil porque ha contado con un reparto admirable, desde los protagonistas, hasta el último figurante hacen creíbles sus papeles en todo momento. Aunque es imposible destacar algún miembro del grupo de actores y actrices, reconozco que desde el principio de la representación he sentido debilidad por Isabella Pappas, su forma de expresarse, sus gestos y la evolución de su personaje son puro arte.

La producción de Bring it on, the musical por The BTA es una de las obras del verano londinense.

Bring on it, the musical

Bring it on por The British Theatre Academy en Southwark Playhouse.
Photo by Eliza Wilmot

Bring it on, the musical en la sala Southwark Playhouse de Londres hasta el 1 de septiembre.

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Goodnight Mister Tom

Goodnight Mr Tom

Goodnight Mr. Tom

Bradley Riches con Sam Foto de Eliza Wilmot

The British Theatre Academy ha comenzado su temporada estival con la adaptación escénica de Goodnight Mister Tom, un clásico de la literatura juvenil británica. Fundada hace más de treinta años por Matthew Chandler, the BTA se dedica a formar a jóvenes en el difícil camino de las Artes Escénicas.

Goodnight Mister Tom

Sammy-Bradley Riches- y James Sampson Foto de Eliza Wilmot

La escritora Michelle Magorian publicó Goodnight Mister Tom en 1981, fue su primera novela. Tardó cuatro años en terminarla porque solamente podía escribir los domingos, el único día de la semana que libraba de su trabajo de actriz. Desde entonces ha sido traducido a numerosas lenguas, se ha adaptado la radio, a la televisión, al teatro en varias ocasiones, algunas de ellas en forma de musical. La versión que representa the BTA es la realizada por David Wood, ganadora del premio Oliver en 2013.

Goodnight Mister Tom transcurre durante Segunda Guerra Mundial. Como muchos otros niños William es evacuado de Londres a la campiña inglesa, le toca compartir la vivienda de Tom, un huraño viudo. La convivencia de ambos personajes y Sam, el perro de la casa, conseguirá forjar una fuerte amistad que cambiara sus vidas.

La producción de The BTA es una maravilla, todo en ella es perfecto, desde la dirección de Jo Kirkland, a la interpretación de cada uno de los actores y actrices que participan en la representación. En este apartado hay que destacar el trabajo que realizan James Sampson como Tom, en todo momento mantiene el gesto y la dicción adecuada, Bradley Riches conduciendo a Sammy, hace que nos olvidemos de humano y veamos solamente al animal, Evan Huntley-Robertson como William y Felix Hepburn quien con su personaje de Zach consigue, en cada una de sus apariciones, eclipsar al resto de los participantes.

Goodnight Mister Tom

Escena de la obra Foto de Eliza Wilmot

Otra de las grandes aportaciones que hacen que asistir a una representación de esta obra sea una delicia, es el trabajo de PJ McEvoy en el diseño de escenario y vestuario.

Algunos de los detalles que me impresionaron fue la utilización del grupo de niñas del fondo, al estilo de los coros griegos, que ayudan al desarrollo de la historia. El uso de las cajas de madera, sostenidas por personas, para marcar los lugares donde transcurre la acción. El bombardeo sobre Londres.

Goodnight Mister Tom es una de las funciones que te hacen vibrar en cada una de las escenas.

Goodnight Mister Tom

Evan Huntley-Robertson y James Sampson Foto Eliza Wilmot

Goodnight Mister Tom en la sala pequeña de Southwark Playhouse de Londres hasta el 25 de agosto.

Fotos Eliza Wilmot

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Allegro

Rodgerds and Hammerstein's Allegro

Rodgers & Hammerstein's Allegro

Allegro en la sala Southwark Playhouse

Este verano el compositor estadounidense Richard Rodgers (1902-1979) ha sido uno de los más representados en Londres. A finales de julio se reestrenó Babies in Arms, en unos días se celebrarán los conciertos Some enchanted evening en el Cadogan Hall y el 12 de agosto tuvo lugar el estreno europeo de Allegro en la sala Southwark Playhouse.

Poster Allegro

Cartel original de 1974

Allegro fue el tercer trabajo de Richard Rodgers y Oscar Hammerstein II, los responsables de la transformación del musical. Ambos habían cosechado éxitos con otros colaboradores pero cuando se unieron este género teatral cambió por completo. Su primera producción fue Oklahoma! (1943), le siguió Carousel (1945) los dos se mantuvieron durante años en las carteleras de Nueva York. Ambos estaban basadas en obras previas, para su nuevo trabajo conjunto Oscar Hammerstein propuso escribir una función original, así nació Allegro.

El musical cuenta la historia de Joseph Taylor Jr, comienza con su nacimiento y le va siguiendo por las diferentes etapas de su vida. Su premier en Broadway se produjo el 10 de octubre de 1947. Las críticas fueron variadas, mientras algunos periodistas lo calificaron de perfecto, otros señalaron su decepción con la nueva propuesta de los autores. La producción se mantuvo en cartel durante ocho meses. No es un espectáculo que se haya representado mucho, al contrario que las otras obras de Rodgers & Hammerstein, ninguna compañía profesional lo había estrenado en Londres hasta el pasado 5 de agosto.

Allegro Southwark Playhouse

Reparto de Allegro en Southwark Playhouse

Southwark Playhouse es una sala situada en el sudeste de la capital británica, los musicales forman una parte importante en su programación, en sus espacios se han realizado las presentaciones de obras que nunca llegaron al West-End. Buena parte de los éxitos de este teatro se deben a la unión de la productora Danielle Tarento y el director Thom Southerland: Titanic, Grey Gardens, Grand Hotel o Parade son buenos ejemplos.

Allegro Southwark Playhouse

Cartel de Allegro 2016

Con Allegro vuelven a dar con la formula para convencer al público que se encuentran presenciando el mejor show de Londres. El diseño de escenario de Jonathan Lipman coloca a la audiencia en dos bandas enfrentadas, dejando el espacio central para que unas escaleras y un andamio móviles se transformen en los lugares donde transcurre la acción, el resultado es espectacular. Lee Proud consigue que sus coreografías se conviertan en la mejor parte del musical, especialmente en el número que da título al espectáculo y en el de la de la seducción.

Thom Southerland vuelve a realizar una gran labor con este montaje. Toda la compañía muestra un nivel excelente, destaca Katie Bernstein quien arranca los aplausos con su número The gentleman is a dope. Algunas escenas están muy bien resueltas como el fallecimiento de la madre o la utilización de los rótulos por parte del coro. Para presentar los primeros años del protagonista utilizan una manta con una cabeza de papel sin rasgos, cuando es bebé, y una marioneta sin atributos faciales cuando comienza a caminar.

Este montaje de Allegro es una buena oportunidad de disfrutar de teatro bien hecho sin necesidad de grandes presupuestos, utilizando la imaginación.

Allegro en la sala Southwark Playhouse de Londres hasta el 10 de septiembre.

 Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Tres Judy Garland

Tres Judy Garland: Lucy Penrose, Belinda Wollaston, Helen Sheals

Tres Judy Garland: Lucy Penrose, Belinda Wollaston, Helen Sheals

Through the mill es una locución inglesa que significa someter a alguien a duras pruebas. También es el título de la obra de Ray Rackham sobre Judy Garland. Una actriz que desde niña fue dominada por su madre, los estudios, sus maridos y el público.

En Through the mill su autor ha querido mostrar tres momentos de la vida de la cantante estadounidense. Sus comienzos en el cine y el vinculo con sus padres. Mientras preparaba su concierto en el Palace de Broadway y su relación con su manager y futuro tercer esposo Sid Luft. Por último en los estudios CBS mientras graba el espacio de variedades The Judy Garland Show. No están contados de forma lineal, se superponen lo que hace más atractiva la historia.

Lucy Penrose, Belinda Wollaston y Helen Sheals

Lucy Penrose, Belinda Wollaston y Helen Sheals

Through the mill, la segunda obra de Ray Rackham, tuvo su premier en diciembre de 2015 en Londres y desde el 6 al 30 de julio está programada en la sala Southwark Playhouse. El autor ejerce las labores de dirección, cuenta con un reparto entregado que al mismo tiempo que actúan forman la banda de músicos. Aunque todos cumplen perfectamente su cometido destacan Harry Anton como Sid Luft, Don Cotter eficaz percusionista y dando vida a Louis B. Mayer y Judith Kramer quien se convierte Carmella Brown en los estudios CBS, mientras que en las otros segmentos toca la flauta travesera.

Cartel Through the mill en Southwark Playhouse de Londres

Cartel Through the mill en Southwark Playhouse de Londres

En cada una de las etapas que transcurre la acción la protagonista está interpretada por una actriz diferente. Lucy Penrose es la adolescente de los trece a los diecisiete, la que comienza a sufrir los excesos de trabajo a los que la someten su madre y el estudio. A Belinda Wollaston le toca encarnar a la estrella cuando tiene 29 años, un periodo dominado por los barbitúricos, la inseguridad personal, la falta de autoestima. Helen Sheals es una madura Garland, se muestra incisiva y mordaz ‘I’m a living fucking legend’, se encuentra en constate pelea con los productores de su programa de variedades, con quienes no comparte los mismos puntos de vista. Las tres están excelentes, reciben fuerte ovaciones tras cada una de sus canciones.

Los mejores momentos de la representación son cuando las protagonistas interactúan, consiguen escenas llenas de ternura, como cuando Judy CBS canta al mismo tiempo que Judy Palace cae rendida en los brazos de su manager, o las tres interpretando The Troley Song mientras la joven viaja por el país promocionándose.

El diseño de escenario está lleno de referencias a la estrella de Hollywood, un camino de baldosas amarillas, como las que seguía Dorothy en El Mago de Oz, que lleva a los espectadores a sus asientos, una construcción de madera y hojalata recuerda a los estudios cinematográficos, las maletas y objetos antiguos están repartidos por la sala para situar la acción en la que se desarrolla la función.

Through the mill se representa en la sala londinense Southwark Playhouse hasta el 30 de julio, de lunes a viernes a las 19:30h, con matinales los martes y sábados a las 15h

 Facebooktwitterpinterestlinkedinmail