Merrily we roll along

Merrily We Roll Along, Silk Street Theatre;
Julia Randall – Mary Flynn; Joseph Potter – Charley Kringas; Oli Higginson – Franklin Shepard; Photo: © CLIVE BARDA/ArenaPAL;

Para celebrar el final de curso, el Guildhall School of Music and Drama de Londres presenta todos los veranos un montaje en el Silk Street Theatre, una de las salas del Barbican Centre. Este año el elegido ha sido Merrily we roll along, una obra con libreto de George Furth y canciones de Stephen Sondheim. El musical cuenta la historia de la desintegración de la  amistad de tres jóvenes: Franklin, compositor ; Charly, escritor de letras de canciones y Mary, novelista. Una representación donde el principio es el final de la historia, las primeras escenas tienen lugar en 1976 y las últimas en 1957.

Oli Higginson – Franklin Shepard; Photo: © CLIVE BARDA/ArenaPAL;

El montaje original se estrenó en Broadway en 1981, contó con dirección de Harold Prince. Pero ni el afamado realizador y productor, ni Stephen Sondheim pudieron evitar que la producción se convirtiera en el mayor fracaso de la temporada, con tan solo cincuenta y dos funciones previas y dieciséis tras el estreno. Con los años y varias revisiones Merrily we roll along se ha convertido en un musical de culto y algunas de sus canciones en clásicas, como el tema Not a day goes by, que cuenta con infinidad de versiones o Good thing going incluida en el repertorio de Frank Sinatra. Los 26 protagonistas de la producción original se encontraban entre los 16 y los 25 años, aunque pensaron que les había llegado el éxito por participar en el musical, las críticas y los malos resultados de taquilla no consiguieron que despuntaran en aquel momento. Se desquitaron en septiembre de 2002 cuando se reunieron en La Guardia High School de Nueva York en un concierto benéfico y consiguieron poner en pie a todo el auditorio.

Merrily We Roll Along by Sondheim; Guildhall School of Music and Drama;
Photo: © CLIVE BARDA/ArenaPAL;

La producción de Merrily we roll along del Guildhall School comenzó las representaciones el 2 de julio. Como en años anteriores la dirección escénica corrió a cargo de Martin Connor, su trabajo nunca defrauda, como me ha demostrado en cursos anteriores con Guys and dolls, Grand hotel o Crazy for you. En esta ocasión vuelve a demostrar que en sus manos se encuentran las próximas estrellas del West-End y que los ha preparado para triunfar. Los protagonistas Oli Higginson, Joseph Potter y Julia Randall muestran sus grandes dotes para el musical, los tres representan su papel con convicción y entusiasmo. Erica Nicole Rothman interpreta con maestría Not a day goes by.

Julia Randall – Mary Flynn; Joseph Potter – Charley Kringas; Oli Higginson – Franklin Shepard; Photo: © CLIVE BARDA/ArenaPAL;th

El diseño de escenario ha sido realizado por Adam Wiltshire, para esta producción ha creado una estructura metálica fija, la completa con accesorios que sirven para situar el lugar donde ocurre la acción, una escenografía muy eficaz y llena de recursos que ayudan a comprender las escenas . Ewan Jones vuelve a colaborar con el Guildhall después de su excelente trabajo hace unos años con Crazy for you, sus coreografías están elaboradas teniendo muy en cuenta las letras de las canciones. La orquesta formada diecinueve miembros y dirigida por Steven Edis consiguió transmitir toda la fuerza de la partitura compuesta por Stephen Sondheim.

Merrily we roll along se representa hasta el 10 de julio en el Silk Street Theatre de Londres.

Merrily We Roll Along by Sondheim; Guildhall School of Music and Drama; Silk Street Theatre; Photo: © CLIVE BARDA/ArenaPAL;

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

El violinista del Guildhall School

Fiddler on the roof

Fiddler on the roof

Cartel de El violinista en el tejado Guildhall School

Los actores del último curso del Guildhall School de Londres se despiden con la prueba de fuego de interpretar un musical. Este año les ha tocado la obra de Jerry Bock, música, Sheldon Harnick, letras, y Joseph Stein, libreto, El violinista en el tejado. Un clásico del género que fue estrenado originalmente en Broadway en 1964.

Fiddler on the roof

Alex james-Cox y Harry Harrington

La producción se presenta como amateur, pero es mejor que muchas profesionales. Martin Connor vuelve a realizar las tareas de dirección, de nuevo logra sacar todo el potencial del reparto, desde sus protagonistas hasta el último figurante representan su papel con precisión y sabiduría.

Uno de los mayores gozos de asistir a una de estas representaciones es poder escuchar la música interpretada por una gran orquesta. Los más de treinta  integrantes de la orquesta están baja la batuta de Steven Edis. Cada una de las notas escritas por Jerry Bock suenan con claridad y precisión, las melodías llenan el auditorio y transportan al público a Anatevka.

James Goodwin es la encargada de la coreografía, su momento estelar es el sueño de Tevye, un número que consigue mostrar la iniciativa y la conexión con la dirección escénica. Adam Wiltshire ha diseñado un escenario con muy pocos elementos pero los necesarios para situar la acción en un pueblo ruso de 1905.

Un buen trabajo de todo el equipo artístico y técnico que los espectadores premian con aplausos en cada uno de los temas musicales y reciben a los protagonistas con una gran ovación al final de la representación.

Guildhall School London

Guildhall School of Music and drama

El violinista en el tejado hasta el 11 de julio en Silk Street Theatre, Barbican Centre, Londres.

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Crazy for you

Crazy for you

Crazy for you Londres 2017

Crazy for you en el Barbican

Mi verano comienza cuando asisto en el Barbican de Londres a la representación de final de grado de los alumnos de Guildhall School. Empecé hace cuatro cursos y nunca me han defraudado, sus producciones son de una calidad excelente. La obra que han escogido este año es Crazy for you un espectáculo con canciones de Ira y George Gershwin.

Este musical está basado en Girl crazy, estrenado originalmente en Broadway en 1930. En 1992 se pensó en realizar una reposición, pero cuando se revisó el argumento se comprobó que había quedado totalmente obsoleto, Ken Ludwig, autor de Lend me a tenor, elaboró una puesta al día del libreto, también se repasaron las canciones originales, algunas desaparecieron mientras que se incorporaban otras del catalogo de los hermanos. Entre las que se mantuvieron se encuentran I got rhythm y Embraceable you.

Crazy for you en el Barbican

Crazy for you Guidhall School

Había visto anteriormente Crazy for you, pero no lo había disfrutado tanto como en esta ocasión. De nuevo Martin Connor, director escénico, vuelve a conseguir que todo funcione a la perfección. La compañía está perfecta, hasta el actor con el mínimo papel destaca por su interpretación. Sin embargo, sería injusto no destacar a Luke Thallon quien realiza una interpretación sublime, tiene el punto exacto de comedia, baila como Fred Astaire y canta bien. Lucie Fletcher consigue hacer creíble a Polly Baker, tiene una voz prodigiosa. Ruth Ollman logra una larguísima ovación al interpretar Naughty Baby, en ese número se transforma por completo para convertirse en la perfecta seductora.

Crazy for you Guidhall School

Ruth Ollman en Naughty Baby

La escenografía creada por Adam Wiltshire nos lleva desde de Nueva York hasta un pequeño pueblecito de Nevada, pasa del glamour de la gran ciudad hacia el lejano Oeste con rapidez, cada uno de los escenarios en los cuales discurre la obra tienen el toque perfecto de ambientación.

Las coreografias de Ewan Jones poseen el toque de los musicales clásicos con las aportaciones de la danza moderna. Los números corales son extraordinarios, los individuales perfectos, la escena de los dos Zangler es todo un momentazo.

Crazy for you Guidhall School

Lucie Fletcher en Stiff upper lip

Al final de la representación solamente tienes la opción de aplaudir a rabiar y gritar bravo. Abandonas el teatro con una gran sonrisa y satisfecho de haber asistido a una función divertida, muy bien dirigida y maravillosamente interpretada.

Crazy for you Barbican Center Londres hasta el 12 de julio.
Fotografias Clive Barda

 Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

On the 20th Century

Cartel On the 20th Century

Cartel On the 20th Century

Guildhall School of Music and Drama está considerado como uno de los mejores centros europeos para la formación de músicos e interpretes. Todos los veranos presenta, en el Barbican Centre de Londres, un musical como trabajo de fin de curso de los alumnos que se gradúan. He podido asistir los tres últimos años a estas representaciones, cada una de ellas me ha sorprendido debido a la calidad que presentan los equipos artísticos y técnicos. En esta ocasión han elegido On the twentieth century, una pieza estrenada en Broadway en 1978. La obra es una parodia sobre el show business, el título se debe a que gran parte de acción transcurre en un tren de lujo llamado Twenty Century, que desde 1902 hasta 1958 realizaba el trayecto de Chicago a Nueva York en dieciséis horas.

guildhall-school-of-music-and-drama-lst158426

La música, compuesta por Cy Coleman, está maravillosamente interpretada por una orquesta de cuarenta miembros bajo la excelente dirección de Dan Jackson. Algo similar ocurre con los textos escritos por Betty Comden y Adolph Green, todo el elenco los interpreta magistralmente, especialmente Bessie Carter quien aporta su vis cómica a un personaje que sin comicidad quedaría desdibujado. Al igual que en los últimos años Martin Connor demuestra su gran talento en la dirección.

On-the-20th-centuryLa escenografía, creada por Dan Jackson, recrea con imaginación y minuciosidad los vagones del lujoso ferrocarril, así como las escenas que transcurren en otras localizaciones. Es sorprendente que este montaje sea un trabajo de fin de curso, el diseño de escenario es mejor que el que presentan muchas producciones que pueden verse en teatros comerciales.

Bill Deamer vuelve a encargarse de la coreografía, los movimientos del reparto están perfectamente medidos. Aunque este no es un musical con grandes números de baile, los pocos que existen son brillantes.

On the twentieth century
Guildhall School of Music and Drama
Barbican Center
Londres

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail