Once on this island

Once on this island en Londres2019
Once on this island 2019 Londres
Chrissie Bhima y Martin Cush. Foto Elza Wilmot.

De los cuatro musicales que The British Theatre Academy presenta este verano en Londres, el tercero ha sido Once on this Island de Lynn Ahrens y Stephen Flaherty, una pareja artística que no han parado de estrenar musicales desde que se conocieron 1982, Lucky stiff (1988), My favourite year (1992), Ragtime ( 1998) o Anastasia (2016) son algunos de ellos.

Kyle Birch como Agwe, dios del agua

Once on this island fue la segunda colaboración del compositor y la escritora, el argumento procede de la novela de Rosa Guy My love, my love.

La acción transcurre en el archipiélago de las Antillas donde los dioses Agwe (agua), Asaka (tierra), Erzule (amor) y Papa Ge (muerte) rigen los destinos de los mortales. Los habitantes están separados en dos estratos sociales: los pobres, campesinos de piel oscura, y los ricos, descendientes de los plantadores franceses y de sus esclavos, de dermis más clara. Una historia de amor entre Ti Moune, adoptada por unos agricultores tras una tormenta, y Armand, el heredero de los Beauxhommes, intentará unir a los habitantes de la isla, pero las tradiciones y el destino impedirá la fusión.

Simon Wells ha sido el encargado de transformar la sala grande de Southwark Playhouse en una isla del Caribe, para ello ha colocado a los espectadores en dos bandas enfrentadas, en el suelo un mapa de las Antillas, ropa tendida por las tribunas y mucha imaginación, con unos neumáticos y cuatro cubos de madera forman una cama de un hotel de lujo. Muy bonito la conversión en árbol con las cintas del vestido cubriendo todo el espacio

Algunos detalles del vestuario resultan curiosos, la parte posterior de la máscara de Agwe (foto de la derecha) está cubierta con una ducha de teléfono y botellas de plástico, supongo que un detalle para recordarnos la contaminación de nuestros mares.

Lee Proud ha dirigido y coreografiado el espectáculo, una buena labor, las danzas fueron recibidas con considerables ovaciones, en especial en la que hubo participación de algunos espectadores. Lo más destacable de la producción son las voces femeninas, Chrissie Bhima hizo derramar lágrimas a uno de los espectadores en su primera canción. Al final de la representación el público celebró la actuación puesto en pie y aplaudiendo con entusiasmo.

Danzando en la isla
Bailando en la isla. Foto: Elza Wilmot.
La producción de The British Theatre Academy se estará representando en Southwark Playhouse de Londres hasta el 31 de agosto.

Fotos: Elza Wilmot

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

El hijo de Geppetto

British Theatre Academy
Stephen Schwartz y Matthew Seadon con miembros de BTA. Foto: Eliza Wilmot

La programación veraniega de The British Theatre Academy comenzó el 25 de julio, como el año anterior la mayoría de sus montajes se representarán en Southwark Playhouse de Londres. La segunda de sus producciones ha sido My son Pinocchio, un musical basado en el film Geppetto, una adaptación televisiva de la obra de Carlo Collodi con guion de David Stern y canciones de Stephen Schwartz.

My son Pinocchio es una versión de la película que los autores transformaron para ser representada por niños. Incluye algún tema nuevo e incorpora When you wish upon a star que al igual que I’ve got no string pertenecen al film animado de 1940.

El Hada Azul y sus ayudantes son las narradoras de la historia que comienza cuando Geppetto aburrido del comportamiento de Pinocchio quiere devolverlo. Para convencer a la ninfa le va contando las veces que su hijo le ha puesto en ridículo o se ha comportado de manera inusual,

Lo mejor de la producción se encuentra en el equipo creativo. Gregor Donnelly ha realizado una escenografía compuesta por: un armario, una plataforma y unos cubos, con esos elementos y las luces de Andrew Exeter se crea el mundo mágico donde transcurre la acción. Otro punto a su favor es la utilización de máscaras por las personas adultas, con ello se consigue mantener la atmósfera de cuento que necesita la aventura.

Los personajes principales son interpretados por diferentes actores en cada una de las funciones, en la representación que asistí Geppetto fue James Sampson y Pinocchio Etahn Quinn, quien debía de haber dado el estirón y era mucho más alto que su padre ficticio, ninguno de los dos convenció en sus papeles. Felix Hepburn se convirtió en un Stromboli un poco sobreactuado, aunque no le venía mal a su personaje. El mejor momento del musical es en el número Satisfaction guaranteed, donde el profesor Buonragazzo va creando hijos al gusto de los padres.

La producción de The British Theatre Academy del musical My son Pinocchio jr. se representa en la sala Southwark Playhouse de Londres hasta el 14 de agosto.

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail