Los puentes de Madison

Los puentes de Madison
Los puentes de Madison en Menier Chocolate Factory
Maddison Bulleyment & Jenna Russell. Foto: Johan Persson.

The bridges of Madison County (Los puentes de Madison), la novela Robert James Waller, fue convertida en un musical por Marsha Norman, libreto, y Jason Robert Brown, música y letras. Tras su presentación en 2013 en Williamstow, Massachusetts, tuvo su premier en Broadway en 2014, el espectáculo obtuvo cuatro candidaturas a los premios Tony, se llevó los dos en los cuales estaba nominado Jason Robert Brown, partitura y orquestaciones.

El estreno europeo del musical se ha producido el 23 de julio en la sala londinense Menier Chocolate Factory. Una producción dirigida por Trevor Nunn, con diseño de escenario y vestuario creados por Jon Bausor e interpretada en sus principales papeles por Jenna Russell y Dale Rapley.

Los puentes de Madison, el musical.
Jenna Rusell & Edward Baker-Duly. Foto: Johan Persson.

He de reconocer que no he leído la novela, pero sí he visto la película de 1995, dirigida y protagonizada por Clint Eastwood, siendo un seguidor del trabajo del estadounidense, este film nunca me ha interesado. Lo que me atrapó para asistir a una representación del musical fue que Jason Robert Brown había escrito las canciones, para mí es uno de los mejores compositores teatrales de todos los tiempos. En esta ocasión ha querido enmarcar los temas en el momento y lugar donde transcurre la acción (Iowa, 1965), para ello ha utilizado diferentes estilos desde el folk o el country, hasta el pop o la ópera. Sin duda la partitura es uno de los grandes aciertos de la adaptación

Jenna Russell como Francesca en The Bridges of Madison County.

Otro de los motivos que me interesó de esta producción fue que estaba protagonizada por Jenna Russell (foto izquierda), una actriz que siempre sorprende con sus interpretaciones, todas las veces que la he visto en los escenarios, he salido con una sensación de haber presenciado una actuación excelente. Lo vuelve a hacer en The bridges of Madison county, solamente por ella merece la pena asistir, su Francesca está llena de matices, desde el acento italiano, hasta cada uno de los movimientos que ejecuta o las expresiones faciales con las que muestra los sentimientos del personaje.

Del reparto también hay que destacar el trabajo de Gillian Kirkpatrick, la vecina fisgona pero entrañable, magnífica como interprete y cantante, uno de los momentos más mágicos de la obra es cuando canta Get close. El público se rinde ante Shanay Holmes interpretando del tema Another life. Paul F Monaghan alcanza su mejor momento con la canción When I’m gone.

Trevor Nunn ha conseguido que este musical de tres horas no resulte plúmbeo, pero no podemos incluirlo en la lista de sus mejores trabajos. La escenografía recuerda a otras propuestas del director, suelo giratorio (Los Miserables), proyecciones de decorados ( The woman in white), madera marcando los límites del escenario (El violinista en el tejado). En esta ocasión no encontramos barricadas pero podemos adentrarnos en Roseman covered bridge. Un detalle que me resultó curioso fue la reproducción de los papeles pintados que proyectaban en algunas de las escenas que transcurrían en la granja de los Johnson o en las de sus vecinos

Los puentes de Madison
Gillian Kirkpatrick & Paul F Monghan. Foto: Johan Persson.

The bridge of Madison County continuará en la sala Menier Chocolate Factory de Londres hasta el 14 de septiembre.

Todas las fotos han sido realizadas por Johan Persson

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail