Suicidándose en Nave 73

Julieta y Ofelia suicidas de toda la vida

Julio Rojas y Aarón Lobato

Siempre que asisto a alguna representación en Nave 73 salgo contento con el espectáculo, la sala madrileña apuesta por programar trabajos arriesgados, pero con una gran calidad.

El domingo acudí a ver Julieta y Ofelia suicidas de toda la vida de Julio Rojas con dirección de Aarón Lobato, quienes al mismo tiempo se convierten en Julieta y Ofelia.

La función comienza con las protagonistas metidas en una bolsa de cuerpo en una morgue de cualquier ciudad, porque estos personajes llevan suicidándose desde que su padre, William Shakespeare, las trajera al mundo en el siglo XVI. Lo primero que hacen es fumarse un cigarrillo, relatar algunos de los espacios escénicos donde han dejado de existir, también se interesan por las noticias de actualidad, porque a pesar de tener más de cuatrocientos años están al tanto de todo lo que ocurre en el mundo.

Julieta y Ofelia también hablan de sus familiares y sus relaciones con Romeo y Hamlet, descubrimos algunos de los secretos mejor guardados de estas jóvenes que no han podido llegar a disfrutar de la vida, dos personajes que atienden a los periodistas, se van de marcha, pero siempre acaban regresando al limbo, purgatorio o como quiera que se llame el lugar donde se encuentran hasta que les toque aparecer en la próxima representación.

Durante el tiempo que dura Julieta y Ofelia suicidas de toda la vida vamos de la comedia al drama pasando por la danza. Chevi Muraday es el responsable del movimiento, su propuesta dota a la obra de un balance exquisito, un toque de distinción al servicio del texto. Todos los responsables de este montaje Felype de Lima, vestuario, Diego Domínguez, iluminación, y Pecado de Hybris, escenografía y espacio sonoro, realizan una labor impecable para que Julio Rojas y Aarón Lobato sufran, rían y convenzan a la audiencia que son dos de las suicidas más famosas de la literatura.

Al final de la representación el público les premia con insistentes aplausos, no es para menos porque han conseguido su objetivo, entretener de la mejor manera posible, haciendo buen teatro.

Julieta y Ofelia suicidas de toda la vida los domingos 17 y 24 a las 19:00h en Nave 73

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail